La Existencia vivida conscientemente es VIDA

miércoles, 12 de septiembre de 2007

Habia una vez...


una niñita que caminaba por un bosque oscuro...caminaba y caminaba bajo los árboles, seguía el sendero de tierra, y cuando se bifurcaba elegía según quien sabe que criterios, dubitando bastante en algunas ocasiones.

El aire era frio y humedo, por momentos se cubria los brazos, como abrazandose a si misma, para darse calor, y por momentos, el calor generado de caminar a paso veloz hacia que no sintiera frio.
El paso era veloz pero no seguro, era necesario estar atentos, nunca se sabe los peligros que pueden aparecer en el bosque. Cuando la niña sentía un rumor en algun lugar la adrenalina que subía hacía que las piernas se movieran mas rápidas, el corazón latía fuerte por un rato, hasta que se sentía lo suficientemente lejos como para que el peligro perdiera su fuerza.

Por momentos el sol entraba a travez de los árboles y podía sentir el calor sobre la piel, sensación que la confortaba y que hacía que su paso se volviera mas lento, en esos momentos la luz le tranquilizaba el alma y se permitía sentir el canto de los pajaritos y seguir el vuelo de las mariposas..pero, siempre atenta...por los peligros al acecho...




2 comentarios:

paula dijo...

...que duro vivir...
...que duro y doloroso..
...que hermoso vivir...
es dificil relacionarse...miedo a sufrir...pero cual es el sufrimiento peor? capaz el no poder relacionaese...
te quiero mucho y ... te extraño...

lourdes dijo...

Al leerte pude verme caminando por bosques oscuros, parecidos a este que vos describis... Agobiada, desconcertada, unas veces resignada, otras impotente...
Pero un dia mirando una peli, the big fish, el protagonista iba caminando por un bosque que poco a poco se iba cerrando y los árboles lo iban asfixiando. Hasta que el sr. dice en voz alta: Sé que no voy a morir de esta manera y los árboles volvieron a su estado natural y pudo seguir su camino.
Es una escena que siempre traigo a mi cabeza cuando siento que los arboles extienden sus ramas para asustarme, paralizarme.
Conocerse es el proyecto más duro que tenemos la responsabilidad de concretar. Y nuestra mente es capaz de generar los demonios más temibles para impedirlo.
Dicen que es parte de la naturaleza humana... Y yo digo que estamos condenados al éxito.
Te abrazo... con calor

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails